LEALTAD Y CORAZÓN Por Juan Martin Garay (*)

Martin Oliva y su forma de conducción política llega como un claro mensaje que tiende a la “juntidad” pensando en función de los intereses de nuestra ciudad, siendo leal a Perón y a José Lauritto (su conductor natural).

Alejandro “el Gallego” Álvarez inventó la definición política “juntidad” para marcar diferencia respecto a lo que “unidad” significa en términos políticos. Tomando las enseñanzas de Juan Domingo Perón -apasionado del estudio de la medicina y su aplicación para explicar la Conducción Política-, podemos proyectar el estudio del Dr. Murray Bowen (1913-1990), quién desarrolló la “Teoría de los Sistemas Naturales” con base en la observación de los procesos que ocurren en los seres humanos desde un punto de vista natural.

Murray describió dos grandes tendencias en el ser humano, a las que pasa de una a otra como un péndulo: por una parte la tendencia a la “juntidad” –referida a la necesidad de estar en grupo y acompañado– y por otra parte la tendencia a la “diferenciación o individualidad” –manifestada como la necesidad de sentirse autónomo e independiente-. Según Bowen las relaciones interpersonales y acuerdos políticos tienen que ver con lo que ocurre en la naturaleza misma de las cosas por ser parte de un sistema primariamente natural y claramente emocional. La “juntidad” explica el tiempo político de inflexión y transición que nos encontramos viviendo en la actualidad peronista de nuestra provincia y la ciudad.

El encuentro generacional y político motorizado por Martin Oliva representa una “juntidad” que da inicio a una construcción política con la sana iniciativa de continuar poniendo como prioridad a Concepción del Uruguay en la lucha por los intereses de todos los uruguayenses, siendo el reflejo del apotegma peronista: “Primero la Patria, después el Movimiento y por último los Hombres”

El proceso iniciado por Oliva luego de las PASO que lo vieron ganador en Abril de este año, se convirtió en un claro mensaje hacia todo el peronismo entrerriano como un real ejemplo de lo que es capaz de hacer una “juntidad” en función de resultados electorales que permitan seguir siendo gestión; bregando -además- por el surgimiento de nuevos dirigentes que puedan sintetizar el gran desafío de pensar en un proyecto político que contenga a todos pero que piense exclusivamente en los intereses de la ciudad y en función de los vecinos.

A 74 años del Día de la Lealtad, este 17 de octubre recordemos a Perón cuando expresó “Hay dos clases de lealtades: la que nace del corazón que es la que más vale y la de los que son leales cuando no les conviene ser desleales”. Martin Oliva se encuentra dentro de los primeros, los leales de corazón.

(*) Concejal del Partido Justicialista / Presidente del Bloque de Concejales (PJ/FPV) de Concepción del Uruguay. 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *